¡Bienvenido a un espacio, tu espacio de crecimiento!

Nuevo despertar

28 de octubre de 2020

Nuevo Despertar

Cuando la vida empieza a tomar color de nuevo.

 

Aún en la obscuridad de la selva existencial,

la vida sigue su marcha incansable,

su marcha imparable,

su exuberante fortaleza,

su sabiduría sorprendente.

 

El estar despierto,

el estar consciente del florecer de los colores,

del florecer de los sonidos del nuevo día,

de las nuevas experiencias.

 

La maravilla de la Libertad de elegir

los lentes de la Intención con los que me abro

al nuevo despertar,

a la nueva vida.

 

El tener los ojos abiertos a la cautivadora sorpresa,

los oídos abiertos al acontecer sonoro,

el tacto sensible a las nuevas texturas existenciales.

Todas las capacidades corporales conscientes,

y el corazón abierto durante el caminar

del sendero de la nueva travesía.

 

Humberto Payno

 * Si deseas descargar este texto en formato PDF en forma gratuita puedes darle click a: Nuevo-despertar

Imprimir

Las Creencias son como el aire

12 de abril de 2020

Las Creencias son como el aire

 

Con anterioridad al nacimiento existen Creencias como también existe el aire antes de nacer. En el proceso de nacimiento, empezamos a inhalar aire con diversos compuestos que nos permiten vivir. El aire que inhalamos contiene elementos que nos benefician como el Oxígeno y otros que nos perjudican tales como algunos contaminantes, entre ellos el monóxido de carbono y diversas partículas suspendidas que producen los vehículos impulsados por gasolina y entre otros, los generados por diversas industrias.

Al inhalar absorbemos simultáneamente elementos que nos ayudan a vivir con buena calidad de vida y otros que nos perjudican, a veces, intoxicándonos al grado de poder matarnos. Algo similar acontece con las Creencias. Al nacer ya existen infinidad de Creencias desde la prehistoria y a lo largo y ancho del planeta. En todas las culturas las Creencias han ido acompañando durante las infinitas formas de interacción entre los seres humanos. Por lo que podremos aseverar, que las Creencias se están transformando permanentemente en cada comunidad y por consecuencia, también se van transformando en cada individuo de la comunidad a lo largo de su vida.

Hay Creencias que nos ayudan a convivir en armonía con el entorno y con nosotros mismos. Otras, podríamos decir que son tóxicas y perturban nuestra sana existencia y las interacciones con los demás o como a veces digo con la otredad, es decir, con todo aquello que no es uno mismo. Las Creencias tóxicas, pueden llegar al grado de provocar una muerte prematura al llevarlas a la acción.

El aire que existe en un cierto lugar, todos los que nos encontramos ahí lo inhalamos y lo exhalamos. Las demás personas que se encuentran en ese lugar, también lo inhalan y lo exhalan. Todos los que estamos ahí presentes lo estamos inhalando simultáneamente. Un ejemplo claro de esta situación es cuando en un espacio no demasiado grande, una persona está fumando un puro y prácticamente todas las personas que ahí se encuentran percibirán el aroma del puro. En forma similar, en una familia o en una comunidad grande o pequeña, todas las Creencias que están incidiendo en las diversas interacciones entre los individuos que la integran, van repercutiendo en todos los individuos, además, se van modificando con la incorporación de las Creencias que cada individuo vaya transformando con las Creencias cambiantes de las comunidades externas y con las reflexiones internas que vaya haciendo de su propia existencia a lo largo de su vida.

Durante las interacciones humanas inevitablemente se van transmitiendo Creencias, posturas filosóficas, valores, costumbres, hábitos comportamentales, estilos de vida, formas de convivencia, entre otras Creencias. Muchas ayudan y otras perjudican. Por lo que es muy importante poder tener un alto grado de Consciencia en la intención y en los contenidos de lo que se está comunicando con el otro, ya sea en un diálogo o en forma familiar o grupal o global. En estas interacciones también se asemeja el comportamiento de las Creencias con el aire. Por ejemplo, cuando se da una Reanimación Cardiopulmonar y Cerebral (RCP), en la parte del procedimiento en que se da respiración de boca a boca, la persona que está exhalando lleva en este aire espirado alrededor de un 18% de oxígeno que va a ayudar a la persona en proceso de reanimación a mantener una cantidad de oxigeno en su cuerpo que le permita estar con mayores posibilidades de sobrevivencia. El aire del medio ambiente contiene normalmente alrededor de un 21%. También, durante este procedimiento de reanimación, en la exhalación se están transmitiendo algunos elementos no sanos, pero, el beneficio del oxígeno es mayor a los perjuicios de los otros elementos. Aquí también sirve la Consciencia para evaluar los valores con relación a los metavalores. El preservar vida en este caso, es un valor mayor al de los contaminantes que pudiera haber durante la espiración. Ante la frecuente incertidumbre durante los procesos de evaluación de las Creencias en otros contextos, puede ayudar el modelo que denominé Ontología de la Congruencia en el cual incorporo siete elementos que interactúan en la Congruencia. Se puede localizar en: https://www.humbertopayno.com/es/compartiendo-reflexiones/modelos-psicoterapeuticos/26-ontologia-de-la-congruencia

Asimismo, las Creencias van acompañadas de contenidos emocionales. A veces las emociones generan Creencias y también las Creencias generan emociones o sentimientos. Las Creencias y las emociones en un individuo también tienen una interacción en su cuerpo, a su vez el cuerpo incide en las Creencias. Con relación a estas interacciones, se puede profundizar un poco más en el texto que denominé Tres Radares Internos de Consciencia. Se puede encontrar en: https://www.humbertopayno.com/es/compartiendo-reflexiones/modelos-psicoterapeuticos/27-tres-radares-internos-de-consciencia

Un comportamiento natural de los seres humanos a lo largo de la vida es que permanentemente estamos haciendo juicios de lo que percibimos del entorno y también de uno mismo. Es inevitable el juzgar. El juzgar es una forma de ir construyendo nuestra experiencia de vida a lo largo de toda la vida. De esta manera también vamos construyendo y actualizando nuestras Creencias. Afortunadamente, no siempre los juicios que hacemos son correctos o totalmente correctos, lo cual nos posibilita ir creciendo y modificando nuestras Creencias siempre y cuando nos demos la oportunidad de verificar con el otro o donde corresponda, si el juicio que estoy haciendo sobre algo externo o interno qué tan cierto o falso está siendo. A veces expreso sobre estos juicios sin verificar como “el cuento que me cuento”. Se puede ahondar un poco más sobre lo importante de ir verificando los juicios naturales que nos vamos haciendo en: https://www.humbertopayno.com/es/compartiendo-reflexiones/modelos-psicoterapeuticos/33-la-imposible-peticion-no-me-juzgues 

Las Creencias inciden directamente en la construcción de la percepción de lo que estamos viviendo.

Abrazo grande con mis mejores deseos,

Humberto Payno 

 * Si deseas descargar este texto en formato PDF en forma gratuita puedes darle click a: Las Creencias son como el aire

 

Imprimir

El Duelo

 9 a.m. Viernes 13 de marzo de 2020

El Duelo

El proceso del Duelo se puede decir que es multidimensional porque tiene la dimensión emocional, mental, económica, social, entre muchas otras. Además, abarca toda la Circunstancia Existencial tanto de la persona que está teniendo una pérdida en sí misma llegando a ser su propia vida, como el duelo de cada persona con la que tiene o tuvo algún tipo de vínculo, directo o indirecto.

Cada Duelo en cada persona es único e irrepetible, aún para la misma persona a lo largo de su vida.

Abrazo grande con mis mejores deseos,

Humberto Payno

Imprimir

El miedo a envejecer...

Domingo 14 de julio de 2019

El miedo a envejecer...

El miedo a envejecer... La vejez, tremenda y afortunada realidad a la que nos enfrentamos prácticamente todos los seres humanos que vamos teniendo la oportunidad de acercarnos a ella o a estarla viviendo.

La forma de llegar a la vejez es en gran medida la consecuencia de como hayamos vivido cada una de las etapas de la vida, incluyendo desde la vida intrauterina, neonatal, adolescencia y adulta misma.

Es la etapa en donde se vive y se confronta desde el vehículo genético del cuerpo que nos da la forma física de ‘respirar para vivir’, hasta con los aprendizajes, creencias, seguridades adquiridas, estructura ética de vida, formas y estilos de interactuar con el mundo y con uno mismo.

Miedo a estar en condiciones físicas de dolor, de incapacidades físicas o intelectuales como padecimientos de Alzheimer u otros igualmente discapacitantes.

Etapa en la que toca ir despidiéndose de la mejor forma posible de los pequeños y de los grandes logros. Etapa maravillosa cuando se logra transmitir a las nuevas generaciones lo poco o lo mucho aprendido. Asimismo, el poder tener la capacidad de disfrutar y gozar de los recuerdos y de las realidades que se estén teniendo en compañía de la familia elegida o de la también llamada la Tribu que se haya estado coconstruyendo a lo largo de la vida.

Etapa en donde uno libre y espontáneamente se puede asombrar y maravillar en forma extasiante de las cosas más sencillas y simples del día a día, como acontece en la infancia.

Etapa en la que se puede tener mayor claridad y seguridad al ir eligiendo lo importante de lo no importante durante el transcurrir de los días.

Etapa en la que toca aprender la mejor forma del desapego de todo lo adquirido a nivel material, intelectual, de los maravillosos vínculos afectivos coconstruidos y hasta el desapego a uno mismo.

Abrazo grande con mis mejores deseos.

Humberto Payno

 * Si deseas descargar este texto en formato PDF en forma gratuita puedes darle click a: El miedo a envejecer

Imprimir

Consciencia de la Muerte a partir del Amor a la Vida

11 de abril de 2018

Consciencia de la Muerte a partir del Amor a la Vida

La realidad de que en algún momento y de manera irremediable tendremos una muerte física, llega a ser tan atemorizante en la vida de las personas, que tradicionalmente a lo largo de la historia de la humanidad, se ha optado por generar infinidad de comportamientos y de creencias para atenuar o manipular el miedo natural a la muerte o de “morir en vida” por enfermedades como la demencia senil y el Alzheimer, entre otras, que nos ocasionan perder las maravillas infinitas que podemos hacer estando vivos.

Un ejemplo de situación extrema de manipulación en algunas tradiciones culturales es cuando promueven incrementar el miedo a la muerte para controlar a la población como los países en donde existe la pena capital provocando la muerte al castigado.

El miedo con Consciencia de la Muerte a partir del Amor a la Vida puede tener infinidad de repercusiones funcionales, como pueden ser el autocuidado de la persona en su salud física y emocional a lo largo de su vida; el cuidar y atender a sus seres queridos; el crear y mantener sus diversas motivaciones cotidianas y a largo plazo, mismas que le dan un sentido a su vida durante el día a día aun en los momentos existenciales difíciles o dolorosos; el darse tiempo para realizar, de vez en vez, introspecciones de su historia de vida para aprender lo que requiera aprender de sus aciertos y de sus errores, para aplicar en el presente estos aprendizajes de vida en cada una de sus acciones en cada uno de los diversos ámbitos de su existencia.

En el caso de tener hijos, amistades o familiares que por su corta edad o edad avanzada dependan emocional o económicamente de la persona, se precisa construir tanto un patrimonio económico como un patrimonio de principios éticos que les permita vivir su vida con la mayor seguridad y confianza posibles. Es importante asentar que muchos padres, en su afán de proteger a sus hijos, les llegan a generar un significativo respaldo económico sin una sólida estructura ética existencial, que en lugar de hacerlos guerreros fuertes, responsables y amorosos con sus vidas y con su entorno, los hacen débiles y vulnerables ante las vicisitudes naturales durante el Ir Siendo en sus vidas.

Otra forma funcional de la Consciencia de la Muerte a partir del Amor a la Vida es cuando la persona desea dejar un legado de sus aprendizajes de vida a sus seres queridos o a la humanidad en general y seguir existiendo vivo después de su muerte física, permaneciendo presente en la Consciencia de los demás a lo largo del tiempo.

El miedo a la muerte también genera repercusiones disfuncionales en infinidad de creencias, actitudes y comportamientos en los seres humanos, como la negación consciente o inconsciente de que somos mortales, viviendo sin pensar ni actuar en un autocuidado; como el construir contextos favorables para el desarrollo de comportamientos autodestructivos y para el consumo de sustancias tóxicas o adictivas, pretendiendo anestesiar el dolor existencial y pudiendo provocar una muerte prematura; como el no enfrentar ni afrontar las situaciones adversas de la vida, generando así una mayor duración e intensidad en el sufrimiento; como el vivir simplemente por vivir o ateniéndose a vivir para respirar en lugar de respirar para vivir, desperdiciando la Consciencia de su vivir, viviendo como muerto en vida sin satisfacciones en el día a día; como ser presa fácil de las necesidades o necedades de los demás al postergar repetitivamente las propias, al igual que los gustos y deseos auténticos de uno mismo; como el construir contextos propicios para vivir y mantenerse en depresiones ociosas, perdiendo el interés de adquirir nuevos conocimientos, convirtiendo cada día en una rutina monótona, aburrida e insatisfactoria, llegando a despertar sin motivación de levantarse ya que su nuevo día sigue siendo la repetición del agobio del día anterior, perdiendo de esta manera la oportunidad de vivir cada día como una real nueva aventura de vida con todos y cada uno de los aprendizajes de vida cuando se vive Fluyendo en Consciencia.

Reprimir disfuncionalmente la energía de vida, por el miedo, incrementa el dolor existencial y hace de la frustración y la insatisfacción una forma cotidiana de vida. En este contexto, frecuentemente se construye una identidad ante uno mismo y ante los demás de autoagresivo y de agresivo e intolerante a la otredad, provocando un rechazo social a la persona y un autoaislamiento, incrementando experiencias traumáticas en su vida. De esta forma se origina un círculo vicioso de agresión y autoagresión.

Asimismo, en el caso de tener bienes materiales y morir intestado(a) o con un testamento no explicado, frecuentemente causa problemas de envidias por la forma del reparto de los bienes, ocasionando graves problemas y violencia intrafamiliar que llevan al distanciamiento o ruptura de los vínculos afectivos. Además, cuando se tienen hijos, amistades o familiares, que por su corta edad o edad avanzada, se encuentren imposibilitados de una autosustentabilidad y dependan emocional y/o económicamente de la persona, se dejan en una situación vulnerable e indefensa.

Para sobrellevar de una forma más fluida y natural toda la circunstancia existencial asociada a la muerte del ser humano, me parece útil el modelo que denominé Ontología de la Congruencia, en el que incorporo siete elementos para la Congruencia. Puedes ver este modelo en formato PDF en la liga: https://humbertopayno.com/pdf/Ontologia-de-la-Congruencia.pdf

Es significativo el manejo de la muerte en otras civilizaciones occidentales como en la holandesa contemporánea, en donde una pareja de 91 años, Nic y Trees Elderhorst, pudieron elegir el suicidio asistido y morir juntos, tomados de la mano, en una forma relajada y amorosa, llegando a expresar su hija: “morir juntos era su deseo más profundo”. Agosto de 2017. https://leopoldomendivil.com/2017/08/15/esta-pareja-holandesa-de-91-anos-eligio-morir-por-eutanasia-y-tomados-de-la-mano/

Ahora bien, ¿cómo vivir la muerte desde la circunstancia existencial de las personas cercanas a quien se encuentra en Etapa Terminal o ya falleció? Las características del proceso de duelo dependen de la identidad del vínculo que la persona y sus sobrevivientes fueron cocontruyendo en vida. Puedes ver con mayor detalle el modelo que denominé Ontología del vínculo con otro ser humano, en formato PDF en la liga: https//humbeertopayno.com/pdf/Ontologia-del-vinculo-con-otro-ser-humano.pdf

Igualmente, la forma en que haya fallecido la persona influye directamente en la manera de vivir el proceso de duelo, por ejemplo una enfermedad larga o de corta duración, un accidente, por medio del suicidio o suicidio asistido o en una situación de asesinato, entre otras. Es decir, si la persona tuvo tiempo de prepararse en su contexto existencial o fue en forma sorpresiva.

En el caso de que la persona se encuentre en un proceso de etapa terminal en una enfermedad crónico degenerativa de larga duración, es importante crear una red de apoyo con la familia elegida (puede integrarse con miembros cercanos a la persona con lazos consanguíneos o no consanguíneos) para apoyarse mutuamente durante todo el tiempo que dure el deterioro progresivo. Dentro de las acciones que pueden realizar los integrantes de la red de apoyo pueden estar: hacer un cronograma de las actividades que el enfermo necesita para mantener un alto grado de bienestar físico y emocional, incluyendo las personas que desean responsabilizarse de cada actividad, los días y horas; apoyarse en algún psicoterapeuta en forma independiente del enfermo y en ocasiones con él. En algunos casos es de utilidad el emplear la tecnología contemporánea de videoconferencias por Internet para que puedan participar miembros de la familia elegida que se encuentren físicamente muy lejanos. Puedes ver una forma de abordaje del proceso de muerte en el texto que denominé EL VIH SIDA Y LA PSICOTERAPIA GESTALT. Hay partes de este modelo que son replicables, en su esencia, a otros padecimientos: https://humbertopayno.com/pdf/VIH-SIDA-y-Psicoterapia-Gestalt.pdf

Cuando la persona fallece repentinamente, se genera un verdadero torbellino emocional en quien tienen un vínculo afectivo cercano, tanto por la pérdida del ser querido como por el reconocer que también se es mortal y que igualmente se puede fallecer súbitamente por el mismo motivo o algún otro, confrontando así toda su vida y su realidad existencial en su conjunto. Los siguientes cuestionamientos son comunes: ¿Cómo va a ser mi forma de morir? ¿Qué he hecho en mi vida? ¿Qué cosas importantes he dejado sin hacer por un motivo u otro? ¿Realmente cuento con una familia elegida? ¿Qué tengo que hacer para construir una familia elegida sólida y comprometida? ¿Me puede ayudar entrar en un proceso de psicoterapia para facilitar mis aprendizajes de vida?, entre otros cuestionamientos.

El tener un mayor grado de Consciencia de la muerte ayuda a vivir el día a día con mayor libertad y habilidad de responder o mayor responsabilidad, para una cotidianidad más satisfactoria o gozosa, a fin de llegar con un alto grado de calidad de vida hasta el último respiro. Les dejo un abrazo con mis mejores deseos para su caminar durante su Ir Siendo en sus vidas.

Humberto Payno

 * Si deseas descargar este texto en formato PDF en forma gratuita puedes darle click a: Consciencia de la Muerte a partir del Amor a la vida

Imprimir